Collected

742€

To benefit

Copy code
Code copied
Donate

EL PEQUEÑO OMMI TE NECESITA

La Cabaña, hospedaje solidario, cerrada al público para ser el espacio seguro de Ommi y nos quedamos sin ingresos para pagar las tierras. Ayúdanos.

Collected

742€

Goal

3.000€

Donations

29

Left

Finished

25%

Share this event

Copy code
Code copied

Published: 24 Nov 2021

Este pequeño es nuestro querido Ommi, un perrito con necesidades especiales y que es parte de la familia de El Hogar. Decidimos ayudarle en cuanto conocimos su historia y supimos que si no era adoptado sería sacrificado. Así que nos comprometimos a hacerle feliz, costara lo que costara porque en el santuario El Hogar, cada habitante es atendido de acuerdo con sus necesidades físicas y psicológicas específicas y tiene la oportunidad de desarrollarse como individuo según su naturaleza, personalidad e intereses propios.

Ahora Ommi se está recuperando en La Cabaña, el hospedaje solidario de El Hogar, porque es el lugar más tranquilo del santuario, un espacio por donde no pasan animales ni personas (solo las que le cuidan) y donde va a poder estar hasta que se encuentre mucho mejor.

Allí está como en una UCI, en una zona con luz tenue y el suelo y las paredes acolchados. Un espacio seguro para él que vamos adaptando a lo que necesita, donde, por ejemplo, está empezando a caminar poco a poco y fortalecer nuevamente sus músculos.

Ha sido un duro camino hasta aquí en el que, entre otras cosas, se le ha realizado una operación urgente de vida o muerte: una ventriculostomía, que es una cirugía compleja y que se realizó para salvarle la vida, según los primeros expertos que trataron a Ommi.  

Al llegar al santuario Ommi tenía, entre otras cuestiones, una hipersensibilidad al tacto que hacía que no se le pudiera tocar. Solo intentar tocar su arnés le hacía dar vueltas llorando, miccionando y defecando de miedo. También tenía problemas de visión. Todo el mundo a su alrededor era un ataque permanente para él y se tenía que defender constantemente.

Nos pusimos en manos de profesionales veterinarios para intentar dar con el diagnóstico correcto y poder darle todo lo que necesitara para mejorar su vida. Buscamos especialistas. Fue difícil porque la sociedad no está preparada aún para este tipo de situaciones. Si Ommi hubiera sido humano, la seguridad social ya lo habría operado, pero Ommi es un perro. Y en este país a los animales con necesidades especiales, con problemas neurológicos, problemas en el desarrollo cerebral no se les suele dar la oportunidad de vivir, ni mucho menos abundan las personas expertas, las investigaciones o casos previos que sirvan de ayuda. Por desgracia, las personas que se dedican a la profesión veterinaria no han aprendido a tratar estas patologías porque nunca nadie ha solicitado estos servicios ni han tenido que hacer una investigación para sacar a seres así adelante. Hay otros países más adelantados en respeto animal y por lo tanto también en esto. Pero en España hay pocos sitios donde se hagan operaciones neuronales complicadas a animales no humanos.

Supimos que Ommi tiene hidrocefalia lo que ocasiona que se acumule líquido en su cerebro y lo presione, afectando a diversas funciones, ocasionándole daños físicos y neurológicos. Y que también tiene lisencefalia o parte del cerebro lisa, que conlleva comportamiento anormal o dificultad para aprender. Todo esto le lleva a una irascibilidad inconsciente porque tiene mucho dolor y se quiere defender de todo y porque capta el mundo exterior de una manera especial debido a una disonancia perceptiva ya que sus dos hemisferios no están bien conectados.

Tuvimos que cambiar de hospital porque tras la operación el caso no iba bien; Ommi estaba totalmente apático y estos primeros veterinarios sólo nos decían que había que esperar un tiempo. Así que investigamos aún más, hasta nos pusimos en contacto con una eminencia como Elsa Beltrán y dimos con un hospital con unos neurocirujanos y etólogos que se pusieron inmediatamente a examinar el caso. Enseguida vimos que había gran diferencia en el trato a Ommi, en el trato a los humanos, en el manejo de la situación, en conocimientos y en pruebas. Y nos quedamos tranquilas porque vimos que estaba en buenas manos.

Tras unos días ingresado en este hospital, el Hospital Veterinari Montjuïc, para tratarle, ayudarle y hacerle pruebas, volvió a su casa, a El Hogar y además nos dijeron lo que le pasa a Ommi.

El principal problema que tiene Ommi no es la hidrocefalia, o la lisencefalia, sino el síndrome vestibular, un conjunto de síntomas como vértigo y mareo, vómitos, desequilibrio y desorientación espacial, caídas, anorexia, caminar en círculos, nistagmo. Y que puede estar originado por diferentes causas: otitis, traumas… Los seres humanos con esta enfermedad dicen que es de lo peor que te puede pasar y médicos de urgencias confirman que es muy complicado atender a estos enfermos.

A Ommi le hace perder el equilibrio, marearse, sentir confusión. Cuando le dan las crisis no sabe dónde está el suelo, grita porque se asusta con un simple cambio de luz y le da el síndrome y sigue asustándose porque sus piernas no le sujetan y no siente el suelo.

Las pruebas han revelado que el cerebro de Ommi tiene diversas áreas que no se formaron bien durante el desarrollo embrionario, (vestíbulos cerebrales asimétricos e hiperdesarrollados, corteza cerebral lisa e hipotrofia de algunas áreas del cerebelo). Estas malformaciones le provocan el comportamiento agresivo que ha mostrado en algunas ocasiones. Durante estos episodios, los movimientos bruscos le generan las crisis vestibulares (similares a vértigos), crisis que han podido empeorar por un hematoma formado tras la operación y que pudo presionar el cerebelo. Debemos esperar a que este se reabsorba y a que su cerebro se adapte al nuevo espacio que puede ocupar en el cráneo de tal manera que podrán disminuir los síntomas.

La buena noticia también es que las crisis que sufre no parecen ser epilépticas sino vestibulares, que son molestas y pueden causar estrés, pero que no son peligrosas per se, y que el síndrome vestibular puede desaparecer en varias semanas. No hay ninguna garantía de esto, pero tenemos que mantener la esperanza. El neurocirujano que nos relató todas las conclusiones se mostró optimista además porque la agresividad se puede controlar en humanos con terapia, medicación y rutinas que dan tranquilidad. Y es posible que ello también funcione con el pequeño Ommi.

En La Cabaña Ommi se está recuperando de infecciones como catarro, infección de ojos y de orina que atacaron su sistema inmunitario, débil tras la operación probablemente por la medicación supresora y el estrés que pudieron bajar sus defensas. Se le está tratando todo esto, se le ha cambiado la medicación y hemos visto que cada día está más relajado y más abierto a nuevas experiencias. Hace unos días que apenas tiene ataques fuertes del síndrome vestibular, con lo que parece que lo peor ya ha pasado. Ha empezado a comer mejor incluso con juegos de búsqueda de comida y está cada vez más fuerte, aunque aún muy delgado. Hemos vivido también recientemente breves momentos de comportamiento más tranquilo que nos dejan atisbar lo que será cuando él esté totalmente recuperado y su vida relativamente normalizada, cuando podremos conocer al verdadero Ommi.

Nos queda aún mucho que aprender sobre cómo hacer la vida de Ommi la mejor posible. Está siendo muy complicado, y hemos dado fe de ello en las redes sociales del santuario donde relatamos, como siempre, el día a día y cada detalle. Hemos derramado muchas lágrimas, pero es nuestra responsabilidad hacer todo lo que haga falta porque Ommi quiere vivir. Todos los seres quieren vivir su vida. Cada vida es única y no está en nuestra mano cortarla antes de tiempo, al contrario, hay que luchar siempre que haya una oportunidad. Y vamos a luchar en cada pequeña o gran batalla con la que nos encontremos. Ahora vamos despacito, trabajando de forma constante y aprendiendo cada día. Y somos optimistas porque sentimos que ya ha avanzado muchísimo, dando pasos de gigante en su espacio seguro y especialmente adaptado para sus necesidades.

Tú puedes ayudarnos a ser más fuertes para cuidar a Ommi como se merece y que entre todos consigamos que tenga una vida plena y tal vez hasta deshacer sus traumas ¿Cómo? Echándonos una mano con el problema añadido con el que ahora nos encontramos. Y es que La Cabaña es el hospedaje solidario de El Hogar, la fuente de ingresos que tenemos para pagar las tierras cada mes. Y Ommi debe estar en La Cabaña porque es el lugar más seguro para él. Con lo que los próximos al menos 2 meses las personas que pudieran alojarse en La Cabaña no podrán venir y las mensualidades de las tierras no se podrán pagar si no conseguimos una ayuda extra. Así, que, te pedimos tu apoyo para que nos ayudes a pagar las tierras, mientras nuestro querido Ommi se sigue recuperando en el mejor espacio del santuario para su situación. Tu apoyo, por lo tanto también, para que animales con enfermedades mentales y con necesidades especiales sean tratados como se trata a los humanos, para que pronto se normalicen los servicios de esta naturaleza también en animales no humanos, para que haya investigación, para que existan más casos tratados, más especialistas experimentados. Porque podemos cambiar las cosas si no nos gusta lo que vemos. Porque todos los animales, humanos y no humanos, tenemos sentimientos, deseamos vivir y ser felices, y merecemos idéntico reconocimiento de nuestros derechos. En el santuario El Hogar lucharemos incansablemente para conseguirlo, ¿luchas con El Hogar?

 

Puedes conocer las novedades en el caso del pequeño gran Ommi en las redes sociales de la Fundación El Hogar Animal Sanctuary.

 

La Fundación El Hogar Animal Sanctuary es una ONG sin ánimo de lucro formada por personas a las que nos mueve el amor y el deseo de ayudar a los animales. Rescatamos y recuperamos a los animales más desfavorecidos de diferentes especies, que han sido víctimas de abandono, de abusos, de la explotación y les proporcionamos una vida digna basada en el amor y el respeto. Para ello hemos creado un santuario multi-especie en el que viven más de doscientos animales rescatados y donde todos los habitantes somos iguales. Formamos una gran familia unida por una causa común: defender los derechos de los que no tienen voz. Tenemos también un proyecto pedagógico con el que divulgamos, educamos y concienciamos a través de múltiples iniciativas, acciones educativas dirigidas a niños y adultos que promueven los valores de respeto, justicia, igualdad, compasión y empatía a todos los individuos sin distinción de especie.  

Donators (29)

Zuriñe

Hidden donation

218 days ago

Anonymous

5€

221 days ago

Desirée

10€

227 days ago

Anonymous

100€

227 days ago

Anonymous

50€

228 days ago

Rafaela

20€

246 days ago

Daniel

20€

248 days ago

Anonymous

15€

258 days ago

Victoria

25€

258 days ago

Angelica Josefina

10€

258 days ago

Lala

15€

258 days ago

María Elena

25€

258 days ago

Patricia

25€

258 days ago

Anonymous

50€

258 days ago

Nina Puga

50€

260 days ago

Lara Isabel

50€

260 days ago

Clara

30€

262 days ago

Alba

15€

262 days ago

Guadalupe De la vega Almagro

Hidden donation

262 days ago

Laura Aira

10€

262 days ago

Maria Del Mar

5€

262 days ago

Marga

15€

262 days ago

Anonymous

25€

262 days ago

Anonymous

Hidden donation

263 days ago

Jon

12€

263 days ago

Anonymous

30€

263 days ago

Anonymous

10€

263 days ago

Anonymous

5€

264 days ago

See more donators

Comments (9)

Daniel

248 days ago

Muchos ánimos a Ommi y a vosotr@s! Muchas gracias por todo lo que hacéis

Para Ommi desde China. Te queremos.

María Elena

258 days ago

Nadie más que tú pequeño Ommi se merece estar en la cabaña y recuperarte en un espacio lleno de buena vibra.

"Ommi quiere vivir" y eso es lo único que importa para que quien pueda aporte su grano de arena. ¡¡Vamos, Ommi!! Lo vas a lograr.

Una pequeña ayuda para un perrito de gran corazón.

Jon

263 days ago

Ya se que es poco, pero como la página, es mi granito de arena. Os deseo muchísima suerte recaudando fondos

Sponsors