0%

Recaudado 10 €

Objetivo 10.000 €

Donativos 1

Reto finalizado

“DUNA: petits grans de sorra – pequeños granos de arena” trabaja en una de las pocas comunidades indígenas de El Salvador donde se conserva la lengua originaria autóctona náhuat pipil hablada mayoritariamente por ancianas y ancianos.

La comunidad está catalogada con Precariedad Alta y Extrema según el “Mapa de pobreza urbana y exclusión social de El Salvador”. Los voluntarios y voluntarias de DUNA hemos podido evidenciar las carencias de acceso a servicios básicos de la mayor parte de la población del municipio, especialmente el colectivo de ancianos y ancianas indígenas.

“Existe una relación directamente proporcional entre ser indígena y estar en situación de pobreza. La mayor parte de la población indígena se encuentra en las zonas rurales y sin oportunidades de vida”. Voluntario de la ONG DUNA en El Salvador

Durante el genocidio indígena perpetrado en el año de 1932, por el militar Maximiliano Hernández Martínez, se persiguió bajo pena extrajudicial de muerte o tortura no sólo la vestimenta tradicional, sino también la lengua nahuat que generó un fenómeno llamado “negación indígena” o la negación de la identidad, que aún hoy en día persiste. La consecuencia directa de este hecho ha sido que las familias no transmitieran la lengua a sus hijos e hijas y esto lleve al náhuat pipil a ser una lengua en peligro de extinción.

Actualmente, las poblaciones indígenas no obtienen ningún tipo de ayuda por parte del gobierno y son las ONG’s, fundaciones y asociaciones las únicas que proporcionan ayudas.

En el caso de la comunidad de Witzapan uno de los pocos lugares donde se mantiene vivo el idioma náhuat, estas organizaciones se preocupan mayoritariamente por el rescate del idioma y no por sus náhuat hablantes, de esta necesidad surge este reto que tiene como objetivo proporcionar a las ancianas y ancianos medios suficientes para poder tener una vida digna, aportándoles ayudas en servicios básicos como alimentación y acceso a sanidad y mejoras en sus viviendas.

“La gente se interesa por el náhuat, pero no por los náhuat-hablantes". Genaro Ramírez, náhuat-hablante de Witzapan.

Fundación Hugo Pomar

Fundación Hugo Pomar

La Fundación Hugo Pomar persigue como fin principal el apoyo a personas en situación o riesgo de exclusión social, utilizando el arte y la creatividad como herramientas terapéuticas, e interviniendo en las áreas de infancia vulnerable, discapacidad, inmigración, drogodependencias, mayores y otros.

Más información ›

Donantes (1)

Recaudado 10 € de 10.000 €

Donativos 1

Faltan 1187 Días