6%

Recaudado 126 €

Objetivo 2.000 €

Donativos 9

Reto finalizado

Dona a este reto


 

“1. El niño/a debe ser puesto en condiciones de desarrollarse normalmente desde el punto de vista material y espiritual.

2. El niño/a hambriento debe ser alimentado; el niño enfermo debe ser atendido; el niño deficiente debe ser reeducado; el huérfano y abandonado deben ser recogido y ayudado.

3. El niño/a debe ser el primero en recibir socorro en caso de calamidad.

4. El niño/a debe ser puesto en condiciones de ganarse la vida y debe ser protegido de cualquier explotación.

5. El niño/a debe ser educado inculcándole el sentimiento del deber que tiene de poner sus mejores cualidades al servicio del prójimo.”

Alianza Internacional "Save the Children",

que en su IV Congreso General elaboró los famosos cinco puntos:


 


 


 

Desde el primer borrador del proyecto incluimos estos célebres cinco puntos que elaboraran a principios del siglo pasado Eglantyne Jebb y su hermana Dorothy Buxton, después de haber visto en la primera Guerra Mundial en qué situación de especial desamparo se encontraban los niños y niñas, y que serían la base de todas las declaraciones posteriores de derechos de la infancia.

Después de dos años de haber abierto nuestro centro hogar de atención a niños talibés, tenemos en nuestro haber muchos más datos precisos. Ya hemos puesto cara concreta a sus problemas y, desgraciadamente, tenemos que concluir que a pesar de considerar que estamos en el camino correcto, todavía estamos a años luz de conseguir cubrir estos puntos tan básicos.

Nuestros niños son levantados poco antes de las seis de la mañana por sus tutores, los marabús a los que fueron entregados con cuatro años por unos padres que luchan contra el hambre en las zonas rurales más profundas y olvidadas de Senegal. Muchos de ellos no volverán a verlos y no recuerdan al poco ni siquiera sus caras…Otros mantienen una relación intermitente acudiendo a celebrar algunas fiestas religiosas con los suyos. Otros, a partir de los doce años acuden a la siembra o recogida para ayudar al sustento de sus familias. Una vez realizada la primera oración de las seis, son lanzados a la calle con su lata a mendigar arroz, azúcar y dinero. A las diez de la mañana retornarán a la daara (escuela coránica que es, normalmente, también la residencia del serín daara o marabú, maestro de la daara) para recibir el adiestramiento consistente en el aprendizaje memorístico de las suras del Corán…

Nuestra asociación, «Niños de la Lata , toma la iniciativa junto a profesionales de la salud, la educación y la cultura de Senegal y el Estado español, de luchar por mejorar la vida y el futuro de los niños talibés, con la puesta en marcha del proyecto "El Reino de los Niños" en el año 2017. *

Después de la experiencia de dos años, tras la apertura de nuestro primer centro hogar, retomamos el proyecto con sus muchos aciertos, pero sobre todo para replantearlo y reconducirlo hacia su mejora en base a los conocimientos adquiridos en el trabajo sobre el terreno.

Estos niños, los talibés a los que va dirigido nuestro proyecto, son, según los pocos datos de los que se dispone, unos 200.000 en todo el Senegal. Se trata de niños originarios de zonas rurales extremadamente pobres que han sido confiados desde muy pequeños por sus padres a un "marabú" de la ciudad (un religioso musulmán líder de una "daara" o escuela coránica) para que éste les enseñe el Corán a cambio de entregar los beneficios producidos por la mendicidad, que ejercen a lo largo seis horas al día tras las cuales deben dedicar otras seis al recitado del Corán. A esto hay que sumar malostratos y vejaciones. Y a veces incluso asesinatos, que en ocasiones no tienen ninguna repercusión legal.

Con estos beneficios cubren las necesidades del marabú, que a menudo vive en una relativa opulencia. Supuestamente, una parte es remitida a los progenitores, a los que en muchos casos los niños ya ni siquiera recuerdan.Sus condiciones de vida dependen de cada marabú en cuestión, pero suelen ser condiciones de insalubridad extrema, de malos tratos y castigos de todo tipo.

La experiencia de estos dos años nos ha indicado que las actividades y servicios puestos en marcha han generado unas cuotas de bienestar y calidad de vida en nuestros niños considerable, pero a todas luces insuficientes.

Seguimos considerando fundamental y definitoria para nuestro quehacer la labor de cooperación internacional al desarrollo, entendiéndola como ayuda para dotar a la población local de los recursos necesarios para conseguir la autonomía personal y colectiva y el desarrollo de todas sus posibilidades. Pero dado el carácter de nuestro proyecto, niños sin ningún apoyo familiar y enfrentados a un medio, un sistema y una sociedad tremendamente hostil, consideramos necesario potenciar nuestra vertiente asistencial en cuanto a reforzar su alimentación y asistencia sanitaria. Para ello emprendemos una campana de búsqueda de los recursos para este urgente fin.

A partir de ahora y con el conocimiento real de las condiciones y retos que han de enfrentar nuestros niños y adolescentes, estamos empezando la formación y la creación de la residencia hogar para aquellos niños que, terminada su formación coránica en la daara aproximadamente a los quince años, vengan a vivir al Reino de los Niños para que reciban una formación integral y a su vez colaboren activamente en el funcionamiento del propio proyecto.

Cuando terminan esa etapa de formación coránica se encuentran sin ninguna expectativa al carecer de formación y recursos, por eso se hace tan necesaria una actuación inmediata con la creación de la “Residencia Hogar para Jóvenes en Formación Profesional” que ha abierto sus puertas en el mes de septiembre en nuestro propio centro hogar y que, con todas las dificultades que entraña poner un nuevo servicio de esta complejidad en marcha, tenemos que decir que ha sido un acierto total. Se han incorporado ya seis jóvenes y estamos realizando un estudio minucioso para poder incoporar a doce más en el medio plazo. Estos niños tienen ahora unas condiciones de vida digna, realizan estudios de francés y vamos incorporando otras materias paulatinamente (matemáticas, geografía, historia y ciencias naturales). Al mismo tiempo participan del taller de calzado y en breve se pondrá en marcha el taller de costura y patronaje. Así mismo participan colaborando con todas las actividades del centro y realizan actividades específicas propias para su formación general y humanística: charlas coloquio, acompañamiento en gestiones a los monitores, acompañamiento a los niños más pequeños,etc.

Los monitores y monitoras del centro, junto a vecinos, vecinas y alumnado voluntario de la Universidad, están creando la asociación “Amis du Royaume des Enfants”. Todos y todas son de Senegal y son quienes mantienen las relaciones directas con los marabús y se encargan de que los niños en todo momento sigan conservando las tradiciones y costumbres valiosas de su cultura.

Hay que aclarar que los niños talibés no duermen en nuestro centro, ya que obligatoriamente deben acudir a la daara a dormir en una condiciones penosas, en la mayoría de las veces hacinados en el suelo. Afortunadamente, cuando están enfermos hemos logrado alcanzar acuerdos con los marabús, para que sí se puedan quedar varios días bajo nuestros cuidados.

La alimentación de unos cien niños es un gasto elevado, de ahí la necesidad de conseguir subvenciones que nos ayuden a que estos niños, que hasta ahora habían estado malnutridos y enfermos, puedan recuperar su salud y llevar una vida sana.

El "Reinos de los niños" quiere ser una verdadera alternativa de apoyo y protección para la promoción de todos aquellos niños que no tienen unas mínimas condiciones de vida dignas en cuestiones tan primordiales como son: la alimentación, la higiene, acceso a la protección de la salud, el afecto de una familia y una educación que le abrirá las puertas al futuro, un futuro digno del que ahora no disponen.

Por ello nuestra asociación hace una llamada a la solidaridad de todos los ciudadanos, a toda la sociedad civil, a todas las instituciones y entidades que forman parte del entramado social para conseguir realizar el plan de financiación adjunto a este proyecto.

Sólo con la participación de todos y todas lo conseguiremos paso a paso, conseguiremos la aplicación efectiva de la Declaración de los Derechos Humanos y los Derechos del Niño y la Niña.

Asociación Niños de la Lata Nens de la Llauna

Asociación Niños de la Lata Nens de la Llauna

Más información ›

Recaudado 126 € de 2.000 €

Donativos 9

Faltan 2 Días