110%

Recaudado 440 €

Objetivo 400 €

Donativos 15

Reto finalizado

Hace unos años conocimos a Lemvetso porque era un niño de corta edad que había quedado huérfano. Desde Candelaria se le dio apoyo para que terminara la primaria a duras penas y se intentó por todos los medios de que consiguiera finalizar la secundaria, sin éxito. Un dato, Lemvetso es sordomudo y se comunica a través de gestos o con simples sonrisas.

Lo bonito de esta historia es que pese a que tenía muchas dificultades para seguir las lecciones y conseguir terminar sus estudios, presentaba un talento innato para la carpintería. Desde pequeño se había interesado por la madera y, por este motivo, Lemvetso dejo la escuela de secundaria para dedicarse en cuerpo y alma a aprender bien el oficio de carpintero. Y eso ha hecho. Ha contado con la ayuda de mucha gente porque no es fácil ser huérfano en Malaui y mucho menos sin poder comunicarte con nadie… Lemvetso ha terminado de forma brillante sus estudios de carpintería pero ahora encuentra dificultad para ser contratado por un carpintero con más experiencia debido a su problema con la comunicación. Por este motivo desde Candelaria queremos apoyar a este joven emprendedor proporcionándole los instrumentos necesarios para que él mismo inicie su propio negocio y pueda valerse por sí mimo.

No todos valemos para estudiar, y Lemvetso es un ejemplo de que a veces el talento no está en los libros.

Gracias a todos por ayudarnos a conseguirlo!

Fundación Solidaridad Candelaria

Fundación Solidaridad Candelaria

Más información ›

Donantes (15)

Recaudado 440 € de 400 €

Donativos 15

Faltan 666 Días