7%

Recaudado 370 €

Objetivo 5.000 €

Donativos 13

Faltan67 Días

Dona a este reto

Nada es imposible cuando sé que al final de ese camino me esperan aquellos a los que quiero. Por ellos, por aquellos que se encuentran en mi misma situación y, ¿por qué no? También por mi mismo y por la vida que me ha tocado vivir, para sentirme vivo cada día.

Ningún obstáculo es lo suficientemente grande cuando te das cuenta de que cada día puede ser el último, y que por lo tanto debe ser vivido como tal; cuando descubres que no peleas por ganar una carrera, sino que lo haces por tu vida y por conseguir medios suficientes para que gente en tus mismas condiciones tenga la oportunidad de curarse gracias a los avances en la investigación de la leucemia; para que esa misma gente descubra que siempre hay algo por lo que luchar, que siempre hay un amanecer en el que despertarse para disfrutar de un nuevo mañana... Porque la carrera más importante de nuestra vida la dirigimos cada día, en todo momento, con nuestra familia, con los amigos, con todos aquellos que nos aprecian y con los que queremos estar, pero también en los momentos de soledad, en el trabajo, o cuando hacemos las cosas que nos gustan y que disfrutamos porque nos hacen sonreír y sentir que todo tiene sentido, que cada segundo merece la pena.

A veces es necesario pararse a pensar que un día no estaremos, que tan solo seremos un recuerdo en la mente de los que nos quieren, y que solo viviremos en su memoria, porque no estaremos presentes. Mi objetivo, y probablemente el de todo ser humano, es el de perdurar, el de dejar una huella imborrable, el de ser recordados con cariño por nuestros seres queridos para seguir, así, vivos. Porque solo morimos cuando caemos en el olvido, nunca antes. Ésta es mi forma de dejar esa huella, intentando que se oiga la voz de todas las personas que sufren leucemia, de los que no pueden salir a correr por el monte, o viajar, o hacer las cosas que les hacen gozar. Porque todos ellos merecen ser escuchados. Porque todos ellos merecen una oportunidad para seguir adelante un día más.

Por eso se tiene que oír mi grito. Nuestro grito. Un grito incansable, contagioso e imparable, a través de montes y montañas bañados por la luz del sol, cruzando ríos y lagos, atravesando valles, dunas, desfiladeros y gargantas, corriendo por bosques y desiertos, sobre campos o arenales, en compañía de animales salvajes, bajo el cielo azul de una primavera interminable que todos merecemos disfrutar. Esa es mi forma de vivir la vida. De vivir mi vida. Y de hacer que esa vida merezca la pena. Hoy, mañana y siempre.

Fundación Josep Carreras contra la leucemia

Fundación Josep Carreras contra la leucemia

La Fundación Josep Carreras lucha contra la leucemia a través de 4 grandes áreas de actividad: la búsqueda de donantes voluntarios de médula ósea para pacientes que no disponen de un donante entre sus familiares; la investigación científica; el apoyo para la mejora de las infraestructuras hospitalarias y los servicios sociales a pacientes.

Más información ›

Donantes (13)