105%

Recaptat 9.450 €

Objectiu 9.000 €

Donatius 163

Repte finalitzat

Español/English

En noviembre se cumplió 1 año desde que los huracanes Chapala y Meg devastaron la isla de Socotra, en Yemen, llevándose por delante miles de casas, cientos de árboles protegidos y únicos en el mundo, pequeñas construcciones turísticas de la isla (como cabañas de paja, o camp sites muy básicos) y cientos de barcas con todo el material de pesca que ayuda a la supervivencia de las famílias.

Los 2 huracanes, que llegaron unos tras otro en menos de 10 días, dejaron todos los caminos intransitables y a los casi 60.000 habitantes de la isla en una situación aún más precaria de la que ya viven desde que el 26 de marzo del 2015 una coalición de paises árabes encabezada por Arabia Saudí, con ayuda de EEUU, Gran Bretaña, Israel y Francia, atacó Yemen e inició una guerra que ha dejado al país bloqueado y con el 82% de la población sin comida, agua, medicinas, carburante...

Socotra, también conocida como la isla de los genios o la isla de la felicidad, se encuentra en el mar Índico, a casi 400 km de las costas de Arabia. Este aislamiento ha preservado más de 800 especies de fauna y flora singulares que no existen en ningún otro lugar del mundo, como pueden ser el aloe socotrino, el árbol del dragón, el árbol botella o el árbol del pepino. Por todo ello, es motivo de protección especial y Patrimonio de la Humanidad desde el año 2008.

En la isla viven unas 60.000 personas que todavía conservan su modo de vida tradicional y sobreviven en condiciones duras, en muchos casos sin electricidad y en casas de barro y piedras, cuando no directamente en cuevas en las montañas. El acceso a algunas partes de la isla es realmente complejo, puesto que son caminos de tierra . Socotra ha permanecido aislada para el mundo durante muchísimo tiempo y sólo ha sido accesible desde hace pocos años cuando se construyó un aeropuerto y una carretera que la rodea. Una gran parte de la población vive de la ganadería y de la pesca y otra parte vivía del turismo incipiente, que desde el inicio de la guerra, ha desaparecido totalmente.

Después de los huracanes, abrimos una campaña para la isla con la inestimable colaboración del escritor Jordi Esteva, del fotógrafo Oriol Alamany y del diseñador Albert Buendía, y se lograron 13.751€, que se dedicaron INTEGRAMENTE  a la reconstrucción de casas, especialmente en las zonas de Irsal, Homhil, Hale, Dixam y Firhmin, algunas de las de más dificil acceso de la isla.

Durante el mes de septiembre y octubre, Eva Erill, la presidenta de Solidarios sin Fronteras, ha conseguido acceder a la isla y así hemos podido ver el resultado de este trabajo, visitando a cada una de las familias y fotografiando todas las nuevas construcciones. La emoción nos ha embargado en muchos momentos al ver que con un pequeño esfuerzo de muchos desde aquí, hemos ayudado a tantas y tantas familias allí y hemos cambiado su vida.

En total han sido unas 100 las casas o habitaciones reconstruidas para más de 40 familias. Hablamos de habitaciones, porque allí, en una misma casa viven diversas familias que se reparten las zonas de la vivienda. Así, la reconstrucción de casas ha ayudado a muchísima gente, puesto que en cada casa pueden vivir más de 10 personas, de 2 ó 3 familias.

Pero a pesar de la emoción y la alegría por el trabajo realizado, también hemos sentido desesperación y angustia, porque a diversas partes de la isla no ha llegado ninguna ayuda y hemos visto que queda mucho, mucho por hacer. En numerosas ocasiones, las personas han salido a nuestro encuentro en el camino para llevarnos a su aldea y mostrarnos que no tenían casa, o les faltaba el techo, no tenían agua, o vivían en tiendas de campaña...

Por eso, ahora, 1 año después del desastre, y tras haber logrado lo que parecía imposible, ayudar a una isla perdida en mitad del océano, desconocida para la mayoría pero que preserva una cultura única en el mundo, vamos a soñar que podemos hacerlo otra vez.

Jordi Esteva y Oriol Alamany se unen nuevamente a la causa, con más fuerza si cabe al ver todo lo que hemos podido hacer allí, y con ellos abrimos ésta 2a campaña para la isla y esperamos que todos aquellos que por una vía u otra la habéis descubierto y os habéis enamorado de ella como nosotros, nos ayudéis a conseguirlo de nuevo.

Por el momento hemos vuelto con una lista de 20 casas y un orfanato para reconstruir y el firme compromiso de intentar lograr más fondos para todas las casas que podamos, algunas de las barcas de pesca que son el único medio que tienen muchos de los pescadores de la isla para mantener a su familia, y renovar el sistema de agua que desde los huracanes han usado en las aldeas de pastores de la zona de Firhmin: 9 kilómetros de mangueras ensambladas entre sí, que llegan hasta lo alto de las montañas para conseguir agua y se diseminan por todos los caminos para llevarla a las aldeas más remotas, donde tampoco tienen electricidad. Esas mangueras están en un estado deplorable, puesto que cuando necesitan agua rompen la unión y luego vuelven a empalmarlas con el desgaste que supone. A la larga, si podemos entrar con ingenieros en la isla, estudiaremos la posibilidad de hacer pozos en algunas zonas, tema muy complicado por la dureza y aridez del terreno, pero por el momento, lo urgente es remplazar su sistema actual.

También queremos ayudar a la población de Abd Al Kuri, isla que forma parte del archipiélago de Socotra y donde vivían 100 familias, y que fue totalmente destruida por los huracanes. Actualmente ninguna familia está en la isla, todas tuvieron que marcharse a Al Mukalla, donde malviven esperando poder volver a sus casas. pero ninguna de ells está en pie.

La película de Jordi Esteva “Socotra la isla de los genios” nos muestra un mundo mágico, un mundo que desaparece, que se extingue por el desarrollo y la tecnología. Pero allí en la isla, el viejo Cheij Mohammed, protagonista de la misma, sigue viviendo como antaño, rodeado de cabras, árboles dragón y paisajes de ensueño. Eso si, ahora en una casa armada con cemento gracias a la ayuda que se le proporcionó desde Solidarios sin Fronteras. A él y a muchas más personas que como él viven en las montañas alejados de todo y de todos.

Hagamos que muchos más como él dejen de dormir en tiendas de campaña, en cuevas o al raso. Lo logramos una vez, podemos lograrlo de nuevo!

Ya sabéis... mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo (Eduardo Galeano) Fotos de Jordi Esteva y Oriol Alamany.

Las del desastre natural por los huracanes, las casas destruidas y todas las de las casas que ya se han reconstruido hasta ahora, son del equipo de Solidarios sin Fronteras.

-----

English

This november makes one year since hurricanes Chapala and Meg devastated the island of Socotra, Yemen, tearing down thousands of houses, hundreds of protected trees that were unique in the whole world, small constructions to host tourists (kind of cabins made with straw, or very basic camp sites) and hundreds of fishing boats with fishing equipment, essentials for families survival.

The two hurricanes that arrived one behind the other with no more than ten days between both, ruined the roads to such condition that are impossible to be used by the 60 thousands islanders that are now in an even worse conditions than those created by the coalition attacks (Saudi Arabia, USA, Great Britain, Israel and France) in this war that has left the country blocked, and 82% of the population with no access to food, water, medicines, fuel, etc.

Socotra, also known as “the island of the genies” or “the island of happiness”, is located in the Indian Ocean, almost 400 km. (250 miles) from the Arabian coast. This isolation has preserved more than 800 wildlife species (fauna and flora) that are endemic to the island, like “aloe socotrino”, “dragon tree”, “bottle tree” or the “cucumber tree”. For these reasons, this environment deserves and needs special protection actions and is considered World Heritage by the UNESCO since 2008.

In the island, 60 thousand people still preserve their traditional life style and barely survive under very hard conditions, with no electricity, living in mud and stone made houses, if not dwelling in caves in the mountains. Reaching some parts of the island is a very complicated task, as all roads are dirt and stone roads. Socotra has been isolated from the world for a long time, and it has been like that until recent years when the airport and access road to it has been built. Most people live out of cattle, fish and some from tourism, which has actually disappeared since the war began.

After the hurricanes, we have begun an aid campaign for the islanders with the invaluable collaboration of Jordi Esteva (writer), Oriol Alemany (photographer) and Albert Buendía (designer), and we have raised 13,751€ (14.930 U$S) that have been entirely dedicated to house rebuilding, especially in the rural areas of Irsal, Homhil, Hale, Dixam and Firhmin, that are some of the most inaccessible hamlets of the island.

During September and October, Eva Erill, CEO to the NGO “Solidarios sin Fronteras” (Solidarity without Borders), could finally make it to Socotra, so she could evaluate how is the aid being deployed on the field, visiting each of the families and taking pictures of all the new constructions. We have been deeply moved when watching how many small actions from many people has reached and helped so many people and even changed their lives.

About 100 houses and rooms have been rebuilt for more than 40 families. We talk about “rooms” as there in Socotra, each family lives in a room and share the house. In a single house you may find 10 people or 2 or 3 families living together in the same house.

Despite the emotion and happiness you feel when you see the job has been done, we have also felt despair and anguish when we realized that many families in remote areas have received nothing, and so, we realized there is still a big job to be accomplished. Several times, people have come from small villages to meet us on the road or wherever we were, to bring us to their villages or hamlets to show us they have no home, or the roof has been blown away by the hurricanes, or that they had no access to any water, or that they were living in tents.

This is why, a year after the disaster, and after accomplishing the impossible –helping islanders that live in the middle of the ocean in an island most people don´t even know where it´s located- we still dream we can keep on helping them again and again.

Jordi Esteva and Oriol Alemany rejoin the cause with even more strength after seeing all we have accomplished, and will be with us in the second aid campaign to help the Socotra islanders, and we hope you all that have discovered and fall in love with these people and place will help us one more time to keep on helping them to survive.

At present, we have come back with a 20 houses list and an orphanage to be rebuilt, and our strong commitment to raise more funds to rebuild even more houses, to get some fishing boats as this is the only way for most to support their families and to repair and renew the water system the shepherds’ villages use in the Firhmin area: 9 km. (6 miles) of assembled hoses that reach the mountain´s heights to bring the water to even far away hamlets where people don´t even have electricity. These hoses are in an awful condition and are almost unusable and break frequently and have to be patched everywhere once and again. In the long term, we are planning to get into the island with engineers to evaluate the possibility of drilling water holes to pump up drinkable water, a task that may be really complicated due to the soil hardness, but so far, what urges is to replace the actual water transport system.

We would also like to help the people from Abd Al Kuri, an island of the Socotra Archipelago where a 100 families try to survive in an island that has been destroyed by the hurricanes. Actually there are no families left in the island, as all of them had to leave and go to Al Mukalla, where they barely survive while waiting to have the chance to return home. Even though no “homes” have resisted the hurricanes.

Jordi Esteva´s movie, “Socotra, the genies island” shows us a magic world, a world that is disappearing, being extinguished by development and technology. But there, the old Cheij Mohammed, protagonist to the movie, still lives like in the old times, surrounded by goats, dragon trees and dream landscapes. Fortunately, he is actually living in a house made of concrete, funded by our NGO “Solidarios sin Fronteras”.

One at a time, we are helping these people to recuperate their lives, far from everything in the Socotra mountains. Let´s try to make more socotris like him stop living in tents, caves, or just on the waste ground.

We did it once. We can do it again. You know what they say, "Many small people, who in many small places, do many small things, can alter the face of the world." (Eduardo Galeano)

Photographies : Jordi Esteva and Oriol Alemany

The pictures from the hurricanes, destroyed houses and rebuilt houses have been taken by “Solidarios sin Fronteras” staff.

Solidarios Sin Fronteras

Solidarios Sin Fronteras

Solidarios Sin Fronteras es una ONG de cooperación internacional, que lleva a cabo proyectos de ayuda humanitaria y desarrollo sostenible en cualquier país del mundo que lo necesite. Actualmente trabajamos en Yemen.

Somos una organización aconfesional e independiente formada por personas para ayudar a personas, sin importarnos el color de su piel, su religión, su origen ó sus creencias.

Nuestros principales objetivos son:

La lucha contra las desigualdades y la pobreza
La protección de los niños y de las mujeres de forma prioritaria
El fomento de la solidaridad y la justicia social

Trabajamos convencidos que todas las personas somos iguales y sobre la base de la justicia social.

No hacemos caridad, ofrecemos oportunidades. No damos limosna, luchamos por hacer un mundo más justo.

Més informació ›

Donants (163)