32%

Recaudado 645 €

Objetivo 2.000 €

Donativos 15

Reto finalizado

Colores, sonrisas, generosidad. De la forma más espontánea que pueda existir, esto es lo que nos regalan los más pequeños en cada uno de nuestros encuentros con Burundi.

Sin embargo, tras esta faceta hermosa, debemos recordar que muchos de ellos han tenido que asumir el rol de cabeza de familia desde una edad muy temprana, convertirse en personal doméstico, en jardineros, en lavanderos, o dedicarse a labores agrícolas, con el objeto de encontrar un medio de sustento.

Provienen en su mayoría de zonas rurales, áreas donde se concentran hogares extremadamente pobres y faltos de educación. Hace diez años, el ISTEEBU (Instituto de Estadísticas de Burundi) calculaba que la mano de obra infantil la formaban un 30,6% de niños de entre 7 y 14 años.

En paralelo, y precisamente en una de las zonas más campestres de la provincia de Ngozi, en el norte de Burundi, la congregación religiosa Bene-Mariya dirige el orfanato Casa de la Esperanza. Desde allí apuestan y trabajan desde hace años por la reagrupación de los menores que viven en su institución para con sus familias de origen. De hecho, a lo largo del último año,  han conseguido que 10 pequeños regresen a su hogar, con su familia. La única condición: que se garantice la escolarización de estos menores.

Nuestra misión en ADDIS-Galicia es conseguir que los niños y niñas no se vean obligados a intercambiar la escuela por un trabajo. La educación debe ser su medio de vida, su único trabajo, su única labor. Las familias necesitan que les ayudemos con enseres de primera necesidad, aligerando así las cargas familiares: desde sábanas, mantas, cubos para el agua, vestimenta (pijamas e impermeables), así como las cuotas de la escuela y los uniformes.

Ayúdanos a cumplir nuestra premisa: El único trabajo de un niño: ¡IR A LA ESCUELA!

ADDIS-Galicia

ADDIS-Galicia

Cooperación Internacional y procesos de adopción internacional en Etiopía. 

Más información ›

Donantes (15)