148%

Recaudado 8.856 €

Objetivo 6.000 €

Donativos 119

Reto finalizado

A favor de ASANOG

Carta de un despistado,


La culpa de mi afición a los retos, creo que la tiene mi hermano Antonio que allá por el año 1994, yo con 20 años, y supongo que sin haber corrido más que alguna carrera de 10km organizada por algún colegio o agrupación vecinal, me dijo que había una carrera en Madrid que tenías que estar corriendo durante 42km. Allí nos apuntamos sin saber que era aquello y allí viví la primera experiencia de lo que es pasar hambre en la Casa de Campo por el km 30, con una pájara tremenda y no entender porque había que seguir corriendo. No sabía que estaba atravesando lo que después me enteré que  llaman “el muro” y al final, a la altura del Calderón, me volví a recuperar y acabé llegando en 4h y 32min, al paseo del Prado.


No volví a vivir aquella odisea hasta que mi amigo Miguel, que estaba en Londres trabajando, me confirma que ha conseguido 2 dorsales a través de su empresa para la Maratón de Londres y lejos de respetar la distancia y prepararla  a conciencia, ambos despistados, ya es el año 2001, nos presentamos en la salida del Parque de Greenwich sin muchos entrenos y aunque no sufro tanto como en Madrid, vuelvo a caer en el muro y solo mejoro en 5 minutos la “exitosa” marca de Madrid.


Creo que a partir de ese momento me convierto en el típico corredor popular que me apunto a todo (10km, medias y hago las maratones de Nueva York, París y Berlín) pero sin ningún tipo de presión por lograr un gran tiempo ni ser un obsesivo de la mejora sino todo lo contrario, como hago mucho deporte, mi reto está en acabar y sobre todo disfrutar sin sufrir, y como también reconozco que el deporte que mejor hago es el de comer, cuando engordo, es cuando me busco un reto o varios cada año para motivarme y tener la cabeza entretenida pensando que me tengo que preparar para la prueba x. Como desde hace 11 años vivo en Vigo, en el mes de enero, el mes de los propósitos, siempre me preparo la VigBay, la muy bonita media maratón entre Vigo y Bayona, que no sé, habré corrido 5 o 6, nunca por debajo de 1h.48min.


Pero al vivir en Vigo y tener la maravillosa ría tan cerca hace 4 años descubro el mundo de las travesías a nado y me doy cuenta que nadar es exactamente igual que correr pero sin que te duela nada el cuerpo al final de cualquier entreno o prueba. Empiezas con la tentación de cruzarte la ría en una prueba de 4.200m que organiza el Naútico de Vigo , te van o te vas liando al año siguiente que “puedes venir desde las Cíes hasta la playa del Bao nadando 10km en el Desafío Islas Cíes”, impensable, y llegas encantado a la playa, y al año siguiente me entero que la 2ª prueba de la Triple Corona es hacer Cíes a Bayona nadando 16 km y aunque sufro bordeando Monte Ferro, llego emocionado e hinchado, como podéis ver en la foto, se me saltan las lágrimas al ver a mis tres hijos esperándome en la orilla de la playa del Parador en 5h y 31min.


Y me preguntaréis ¿por qué tanto rollo…? porque me parecía importante este contexto para que entendierais (incluyo el detalle de los tiempos para que confirméis que son marcas muy vulgares) que ya que le quito tantas horas a mi familia porque el egoísta de su marido/padre le gusta preparar estos retos, este año, como me he embarcado en el reto (3ª prueba Triple Corona Illas Atlánticas 28km a nado desde la isla de Sálvora a Villagarcía de Arosa), que jamás pensé, salvo que seas un especialista en aguas abiertas, que ni yo ni nadie se podría inscribir en una prueba nadando de 28 km que además te exige hacerlo en menos de 10h y 30 min porque si no te suben a la lancha, le dije a mi mujer, que si me inscribía, tenía  claro que lo tenía que hacer por algo más que un simple reto personal y que ya que me tenía que meter tantos días en la piscina o en el mar, que al menos fuera también para lograr EL RETO y no puede ser otro, que conseguir recaudar algo para el maravilloso proyecto Asanog, que está volcado en ayudar a los niños con problemas oncológicos en Galicia. Me puse en contacto a principios de año con Gonzalo Autrán, y me dio todas las facilidades para que mi loca iniciativa pueda valer para aportar mi granito de arena en Asanog a través de las donaciones que pueda conseguir con vosotros.


Y aquí estoy, embarcado en este maravilloso proyecto que me ronda la cabeza desde el pasado mes de marzo y que por fin sale, sin ningún afán de notoriedad, sino con la máxima  ilusión de que se consiga mi gran objetivo que no es otro que el de lograr las más donaciones posibles para ASANOG y si llego a Villargarcía, despistado, pues mucho mejor.


Muchísimas gracias de antemano, por todas las donaciones que podáis aportar, gracias a la propia organización de la Triple Corona Illas Atlánticas, a la plataforma migranodearena.org y por supuesto a ASANOG porque sin ellos, este gran RETO sería imposible de conseguir.


Nos vemos en el agua,

 

Nicomoro

ASANOG

ASANOG

ASANOG “Asociación de Ayuda a Niños Oncológicos de Galicia” es una asociación creada por un grupo de padres con un denominador común, ser padres de niños oncológicos que decidieron compartir una ilusión, poder contribuir al mejor estado de los niños oncológicos y sus familias. Con esa misma ilusión hoy ASANOG se pone al servicio de las familias afectadas para, en la medida de sus capacidades, ayudarles a recorrer el difícil camino que les ha tocado transitar. En Asanog trabajamos en iniciativas relacionadas con la calidad de vida del niño oncológico y su familia, y para impulsar medidas orientadas a garantizar que los niños y adolescentes tratados de Cáncer en Galicia disponen de las mejores oportunidades de diagnóstico, tratamiento y curación. Asanog es miembro de la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer.

Más información ›

Donantes (119)